Maratón Ultra Pirineu 2017

Este 24 de Septiembre, en Bellver se celebraba la Mítica carrera por montaña Ultra Pirineu 2017. Parte del Teal Rohirrim acompañados por las chicas del equipo y parejas, Demo y Rosana, Jordi y Coral, Quique y Luisa y Vivi y Yo, nos subimos a disputar la Distancia Maratón, que constaba de 45 km, y +2400 m. de desnivel.

Apuntados con suficiente antelación, pillamos un apartamento ese fin de semana para que la escapada fuera perfecta. El Viernes, pillamos coches y nos fuimos a Bellver a disfrutar de un fin de semana inolvidable de deporte con amigos. Mención a parte tienen la cantidad de peajes que tuvimos que pasar hasta llegar a nuestro destino, me parece una absoluta barbaridad tener que gastar el mismo precio de la inscripción, en peajes para llegar hasta allí.

El Viernes, la recogida de dorsales en Bagá, con un gran ambiente en las calles del pueblo nos daba la bienvenida a una de las carreras más importantes de España. Tras pasear por las calles y empaparnos del ambiente tan autentico que se respiraba, vuelta al apartamento para preparar la cena y la mochila para el día siguiente.

El sábado en la plaza del pueblo de Bellvert, más de 1000 corredores nos reuníamos para afrontar el mítico Maratón Pirineos 2017. Entre ellos, nombres tan conocidos como Kilian Jornet, Tofol Castanyer, Tom Owens, Laura Orguè o Ruth Croft… La salida se daba a las 8 de la mañana en una plaza abarrotada de corredores, periodistas, seguidores y parejas que alentaban sin parar a todos los participantes que tras callejear por el pueblo nos dirigíamos hacia los 45 km más bonitos disputados hasta la fecha.

Tras unos primeros kilómetros buscando una buena posición donde colocarnos y poder llevar nuestro ritmo de carrera, comienza el desnivel positivo camino de “Cortals” (km 10) y primer avituallamiento de la carrera. Tras rellenar bidones y comer algo de fruta, continuamos el ascenso por un frondoso bosque junto a vacas y caballos que pastan a nuestro lado, es increíble vivir una experiencia como esta, y mientras el ascenso continúa inexorablemente a nuestros pies, ir en equipo compartiendo esta experiencia hace que las fuerzas no decaigan y devoremos kilómetros a un muy buen ritmo.

Llegados a la zona de “Gasolans” (km 20), comenzamos a disfrutar de unas vistas privilegiadas, ya estamos a 2300 metros de altitud y tan solo se ven crestas y valles a nuestro alrededor. Comienza a hacer algo de frío y viento así que decidimos ponernos el corta vientos para finalizar la subida y no helarnos. Ya se ve el pico a lo lejos y los ánimos crecen entre nosotros, sabemos que es unos de los puntos que psicológicamente tenemos marcados en la cabeza, así que lo afrontamos con calma a sabiendas que en llegar, toca bajada técnica hasta el siguiente avituallamiento. Una vez arriba, a 2500 metros de altitud, la libertad que uno siente es inexplicable, las vistas inmejorables y entre nosotros, un subidón de adrenalina a sabiendas que ya tenemos media carrera en el bolsillo.

Una bajada técnica que disfruto como un niño pequeño, nos lleva a “Aguiló” (km 24), segundo avituallamiento el que nos espera en un precioso refugio de montaña junto con muchos voluntarios de la organización que hacen que sientas la cercanía de la gente que prepara esta carrera con mucha ilusión y entrega. Caldo de verduras, sándwich de jamón, frutos secos y algo de fruta, de nuevo reponen las piernas para afrontar la segunda parte de la carrera. Juntos y con el cuerpo recuperado del esfuerzo, continuamos la bajada que nos dejará de nuevo a 1000 metros (1500 metros de bajada) que hacen que las piernas se resientan, aunque no puedo decir que no los disfrute. Bajadas técnicas junto con pistas correderas hacen que estos kilómetros pasen a buen ritmo y rápidos, llegando a “Martinet” (km 34) donde nos esperan las chicas para darnos muchos ánimos y fuerzas, junto con un avituallamiento que viene de lujo para recargar y estirar un poco los músculos. En este punto,mucha gente a ido a ver a los corredores, y la verdad es que se disfruta mucho de ese ambiente, las chicas con la bandera del Team Rohirrim sin duda nos dan alas para seguir un poco más, ya queda lo último, que siempre es lo más difícil.

A partir de aquí la carrera cambia, el terreno es más corredor y el paisaje se asimila a lo que estamos más acostumbrados a ver, aunque sigue siendo precioso, la senda transcurre junto a un río que nos lleva al kilómetro 40, en el que una pendiente pronunciada nos dice que esto aún no ha acabado. Las piernas ya se resienten y el ritmo ya no es el que era, con algo más de sufrimiento se afronta este desnivel que nos va a dejar ya a falta de 4 kilómetros para finalizar la carrera. Una vez arriba, continuamos animándonos entre nosotros, ya es el último avituallamiento, reponemos de nuevo bidones y pillamos algo de comer. Ya queda muy poco para meta, y aunque se van a sufrir estos kilómetros, ya saboreamos la victoria.

Tras un traspiés en la última bajada, Jordi nos da el susto yéndose al suelo y dándose un fuerte golpe en la costilla. Se repone como puede, y tras un trote suave, comienza a marcar ritmo, dejándonos claro de que pasta está hecho “aquí hemos venido a ganar”!

Ya vislumbramos el pueblo a lo lejos, y el asfalto del último kilómetro nos lleva al arco de meta donde un ambiente inigualable, con las chicas a nuestro lado, hacen que vayamos en volandas a cruzar el tan ansiado arco de meta.

Somos Finishers de la Marató Pirineos 2017. Con un tiempo de 7 horas 10 minutos. 45 kilómetros.

Hora de dar las gracias a todos y cada uno de los que han hecho posible esta aventura, nuestro Fisio (Raúl Morales), nuestro gimnasio (EntrenaTT) #entrenattfunciona, las chicas (Rosana, Coral, Luisa y Vivi) que siguen acompañándonos y apoyándonos locura tras locura, y a los 4 locos que nos hemos juntado para hacer realidad nuestros sueños (Raúl, Quique, Jordi y Yo).
Tras unas semanas de reflexión, he de decir que tener un equipo como este, compartir estas vivencias y retos, y seguir poniéndonos metas, hacen que cada vez disfrute más de este deporte.

Lo próximo… Ultra Trail Costa Blanca (65 km)!

Anuncios

Tour del Juguete 2017

Captura de pantalla 2017-07-19 a las 18.30.23

El 3 de Junio se celebra en Ibi el Tour del Juguete, una ruta cicloturista que comprende parte de la Provincia de Alicante partiendo desde el Municipio de Ibi y que consta de 2 pruebas dependiendo del nivel de los participantes. Por un lado, el Tour con 142 kilómetros con 2.800 metros de desnivel y por otro, un miniTour con 115 kilómetros y 1950 metros de desnivel. Esta vez íbamos a compartir hobbie y kilómetros con nuestro amigo Alejandro, junto a Quique, Vivi y Yo.

Con el respeto que acompaña a una prueba así, y la ilusión de oler llevar a meta a Vivi como equipo, decidimos tomar la salid del miniTour juntos para probarnos y con la mente puesta en hacer el año que viene el Tour.

Con buenos entrenos durante meses y con la vista puesta en Tudons, un puerto desconocido para nosotros en el que la estrategia iba a ser llegar con fuerzas para afrontarlo con las mejores garantías, el día 3 nos plantamos en el Arco de Salida del Tour del Juguete para tomar la salida a las 7 am con la convicción de disfrutar de un gran día de bicicleta.

Hasta la fecha, tan solo habíamos realizado salidas entre amigos y desde el momento en el que se dió la salida, nos dimos cuenta de que esto no era lo mismo, entre cientos de ciclistas, ruedas, manillares, buscando huecos donde poder ir algo más cómodos (es lo que tiene el no saber rodar en pelotón ni a rueda, poco a poco iremos aprendiendo), tomamos la salida hacia Tibi por la carretera de Alicante muy buen ritmo, una vez llegado en cruce, nos dejamos caer hacia Tibi para afrontar el primer Puerto de la ruta, con 3,5 km al 6’70% de media. Ya habíamos comentado de antemano que había que guardar fuerzas, así que poco a poco, nos hacemos con la cumbre y una buena bajada nos ayuda a recuperar piernas llegando a Jijona. Desde aquí, tras cruzar la localidad, nos dirigimos hacia Torremanzanas por un carretera con un falso llano en el que es muy importante pillar un ritmo constante para no desgastarse en exceso. Alejandro y Quique se van un ocho para adelante mientras que a muy buen ritmo Vivi y Yo seguimos devorando kilómetros hacia el primer avituallamiento donde nos reagruparemos.

Una vez llegamos a Torremanzanas, recargamos bidones, algo de fruta y cruzamos unas palabras con el Champi, que está de mecánico de carrera y que se nota como lo disfruta. Habiendo estirado las piernas y descansado el culo (porque no decirlo), continuamos hacia el Alto del Teix, el segundo Puerto de la prueba con 3,7 km al 4% de media, el más cómodo de todos a los que nos vamos a tener que enfrentar.

Ya llevamos 40 kilómetros en las piernas y vamos de lujo, así que emprendemos el ascenso a buen ritmo cuando oímos sirenas de fondo… ya llegan los primeros del Tour del Juguete que salían a las 8 am.

La sensación es difícil de explicar, y más si no se ha vivido nunca. Lo que se siente cuando te pasa un pelotón semi-profesional por al lado es como cuando te adelanta un camión, que el rebufo te acelera y notas el cambio de ritmo. Pues una sensación muy parecida es la que experimentamos, nos quedamos anonadados viendo como subían sin dificultad ninguna la pendiente. Sin duda, un espectáculo que continuó escalonádamente   en la subida y bajada, mientras grupos de ciclistas nos pasaban como si fuésemos parados. En algún grupo de estos que comento, intentó meterse Quique, y pilló algún buen rebufo para después contarnos lo que sintió al estar ahí adentro.

Una vez abajo, y tras un peligroso descenso con mucha pendiente y curvas cerradas en las que tenías que estar muy atento en todo momento, llegamos a la localidad de Relleu, desde donde partía el tan temido Puerto de Tudons, el gran puerto de este Tour. La estrategia era básica, ir a un ritmo pausado y devorar kilómetros poco a poco, ya que tan solo llevábamos la mitad de carrera, por lo que comemos un poco, nos hidratamos bien y comentamos de subirlo cada una al ritmo que pueda, por lo que Alejandro y Quique al poco se van hacia adelante.

Vivi la verdad va muy concentrada, la veo bien y esta con la moral por las nubes, así que comenzamos la subida con buenas sensaciones pasando por la localidad de Sella.

El Puerto de Tudons, con 16,5 km y 6,5% de pendiente media, es un precioso puerto de montaña desde el que se divisa toda la Costa Mediterránea, culminando en la Aitana, cerca del safari y la base militar. Mientras recorremos sus curvas cerradas y nos abriga su frondosa vegetación, las sensaciones son perfectas y poco a poco vamos acercándonos a la última parte, la más difícil de toda la ascensión. De repente, noto la rueda de atrás deshinchada ¡PINCHAZO!, he de reconocer que me invadió una rabia atroz, y es que no he pinchado en un año, además de cortar el ritmo tan bueno que llevábamos y la incomodidad de cambiar una rueda con la bomba de mano. Después de 15 minutos y una buena sudada, reemprendemos la marcha.

Ya llegan las curvas finales, se ve el zigzagueo de los ciclistas coronando el Puerto, tan solo quedan unas pocas curvas muy empinadas y estaremos arriba. No sin sufrimiento, llegamos al arco donde se nos anuncia que acaba el Puerto y llega una larga pendiente hasta la localidad de Penáguila. Bajada que tengo que hacer con mucho tacto debido a que la rueda no lleva suficiente presión y cada curva es un desafío. Una vez abajo, último avituallamiento y punto de control del Tour. Aquí, en la zona de mecánica, me dejan una bomba para meterle presión a la rueda y nos juntamos con Quique y Alejandro que nos han esperado para finalizar juntos. Comemos un poco y rellenamos bidones y encaramos los últimos 25 kilómetros ya sin Puertos importantes pero con falsos llanos y con un calor sofocante.

Intentamos que Vivi pille rueda en todo momento para ir pasando rápidos estos últimos kilómetros algo incómodos hasta llegar al cruce del Barranco de la Batalla de Alcoy. En este punto las fuerzas flaquean un poco debido al calor y cansancio acumulado, no dejamos de repetirnos que esto ya está hecho, tan solo hay que sufrir un poco más y veremos Ibi en el horizonte.

IMG_7411

Ya en la vía de servicio camino de Ibi, comenzamos a juntarnos con ciclistas que vienen de hacer la ruta larga, de nuevo bastante ambiente en los kilómetros finales que hacen que se pasen volando. Ya a rueda, y con mejores sensaciones dejándonos caer por la Avenida de entrada a Ibi, surge de nuevo una sonrisa al saber que hemos vuelto a superar un reto con mayúsculas. Entrada en Meta junto a muchos ciclistas que van llegando y un orgullo tremendo por la machada realizada, nos dirigimos hacia el primer bar que nos encontramos, sin duda, nos merecemos una cerveza fría!

Gracias a Alejandro y Quique por querer compartir estos kilómetros con nosotros, y sobretodo el apoyo que nos brindaron en todo momento durante la marcha, para que los ánimos de Vivi no decayeran en ningún momento.

Y a Vivi tan solo decirle que es impresionante lo que va consiguiendo con esfuerzo y perseverancia, es increíble la superación que lleva a cabo día a día, y por supuesto,  gracias por compartir mis aficiones desde dentro!

Yo desde luego lo pase en grande pudiendo disfrutar del paisaje, de la carretera, del ambiente, del compañerismo, de la bicicleta y de acompañar a Vivi en este reto.

Trail Solidari Alcoi 2017

Para entender el Trail Solidari Ciutat d’Alcoi, sin duda, hay que vivirlo desde dentro.

El porque, voy a intentar desgranarlo en esta entrada del blog, meses después de haber vivido esta magnifica experiencia, a la vez que dura.

Voy a comenzar por el principio, halla por el mes de Octubre de 2016, cuando coincidimos en el Trail de Tibi, allí en el avituallamiento del final de carrera, se forjó una aventura que nos iba a llevar a los pocos meses a inscribirnos como equipo para el Trail Solidari.

IMG_6528

En un principio éramos 5 los que entramos en el grupo de preparación para el Trail, Jordi Verdú, Quique Poveda, Raul Cazorla, Rubén Crespo y Yo. Los 5 nos preparamos para el reto, aunque a última hora por motivos laborales, Crespo no pudo entrar, así que se definió el Equipo que iba a correr esta gran carrera de 53 kilómetros con un desnivel de +2850 m.

El día de la carrera, desde muy temprano llegamos a Alcoi para ver el ambiente tanto en la recogida de dorsales como en la Plaza del Ayuntamiento, en la que se nos ofrece un café caliente para ir calentar el cuerpo en una mañana fresca de Abril a las 6 am.

Tras pasar el control de dorsal y mochila, pasamos a la “Plaça de Dins” para vivir el homenaje anterior a la carrera con actuaciones en directo y mensaje motivacional, y tras este emotivo momento nos encaminamos a la avenida donde está instalado el arco de salida para a las 8:00 am comenzar el Trail Solidari con un gran ambiente en salida.

Comenzamos a trotar mientras subimos hacia la zona del Salt donde abandonaremos el asfalto para pillar ya senda y hacernos un hueco entre los corredores hasta encontrar nuestro ritmo de carrera, siempre los 4 juntos, en EQUIPO! Tras dejar la ciudad de Alcoy a nuestros pies, nos dirigimos hacia la emblemática subida del Montcabrer.

Con el desnivel más alto que íbamos a tener que afronta en la carrera, ya por el kilómetro 20, nos encaminamos hacia la subida a sabiendas que en lo alto nos espera la familia “Rohirrim”, novias y amigos que sin duda nos van a cargar la pilas por completo.

La ascensión de unos 5 kilómetros la hacemos a muy buen ritmo, en todo momento animándonos, apoyándonos, alimentándonos e hidratándonos muy bien, ya comienza a picar el sol cuando se vislumbra la cumbre, y se oye follón… Encaramos la última rampa con los ánimos de fondo de nuestra gente, que han subido a darlo todo y que nos llevan en volandas hasta la cima. QUE GRANDES SOIS! Se crea un ambiente único, emotivo, camisetas del equipo, palmadas de ánimo, fotos y mucho ruido nos acompañan en el descenso. Sin duda, un recuerdo imborrable. Ver a Vivi con una camiseta que se ha hecho para la ocasión, poderle dar un beso mientras le comentó que vamos perfectos, hace que las fuerzas están por las nubes.

La bajada se disfruta, no es muy técnica y nos encontramos bien. Vamos como si acabáramos de salir, con energías renovadas y con el punto de mira en el avituallamiento sólido en la zona de Paelleras, será ya el kilómetro 32, superando la mitad de carrera.

Vamos a buen ritmo devorando kilómetros, cuando de repente un tropezón del Demo y una torcedura de tobillo, hace que llegue la preocupación. Ha sido fortuito, y lo mejor es que está hecho de otra pasta, andamos un poco recuperando y calentando la articulación y en nada, ya nos está pidiendo que comencemos a trotar de nuevo, lo dicho, otro nivel!

Nos avisan al poco de que estamos llegando a la zona de avituallamiento sólido, y sorpresa la nuestra cuando se abre un bonito paraje a nuestros pies, con una inmensa sombra, música, mesas, carpas, voluntarios… que gran organización hay detrás de este evento. Pillamos pasta, dulces, bebida y nos encaminamos a una mesa para descansar un poco y comer algo, mientras seguimos animándonos, hablando de como se presenta lo que nos queda por delante. Ahora, después de unas semanas, piensas que quizá nos relajamos de más, puede ser, estuvimos 30 minutos de descanso y comida, pero nos sentaron de lujo!

Arrancamos con la mochila cargada, agua fresca y 20 kilómetros por delante, el problema es que el sol ya está en lo alto y comienza a calentar. Vamos encontrándonos con corredores que se enganchan a nuestro ritmo, que comentan lo que les está pareciendo la carrera, y que de un modo u otro te aportan valores y conversación para hacer más ameno el camino.

Nos acercamos al avituallamiento de Barxell donde, sorpresa la mía, nos encontramos con camisetas personalizadas a mi Hermana, Rodri y Noa que nos esperan dando ánimos cerca del penúltimo avituallamiento de carrera. No se puede contener la emoción al ver como la familia te apoya en todos los retos que te propones. De nuevo, los ánimos por las nubes!

Aunque parece mentira, los kilómetros pasan rápidos entre bosque y vegetación ya por la zona de Bons Aires y la Font del Quizet, aunque ya comienzan a pesar un poco las piernas, vamos a muy buen ritmo afrontando los 10 últimos kilómetros. Corriendo junto al río, llegamos al último avituallamiento en el que nos informan (mejor dicho, se informa Quique) de que no hay que subir mucho más, que ya estamos muy cerca de Alcoy, así que con esos ánimos afrontamos el final.

Supongo que no soy al único que le pasan estas cosas, pero cuando veo que la meta ya está ahí al alcance de nuestras manos, el cuerpo comienza a relajarse, y con ello llegan las rampas… me he hidratado correctamente, he comido bien, así que tan solo puede ser la cabeza. Con los ánimos del EQUIPO, consigo llegar a la entrada a Alcoy, y aquí lo que nos depara el camino es un sinfín de escaleras que culminan en el Parque más alto de la ciudad, para ahora si, encarar cuesta abajo y trotando, el descenso hasta la avenida donde está situado el arco de meta.

Un vez en la avenida, la alfombra roja se despliega hasta el final, y vemos como nuestra familia, novias y amigos están en las vallas aplaudiendo nuestra llegada, un final idílico que pone el colofón a una carrera única, diferente y con un gran EQUIPO. Sin ellos, no habría sido lo mismo, esto es lo que queda en el interior y lo que me llevo de esta carrera, una experiencia diferente que de seguro me hace volver a repetir.

Captura de pantalla 2017-04-10 a las 19.04.51

II Trail de Anna

El 26 de Febrero tubo lugar el la localidad de Anna, un Trail de 14,5 kilómetros en el que suponíamos, según la información que aparecía en el Cartel, que contaba con un desnivel de +380 m. Por este motivo, decidimos apuntarnos Quique, Nacho, Quique (kaki) y Luisa, y Vivi y Yo, para disfrutar de una carrera donde Vivi y Nacho poder iniciarse en el Trail sin gran dificultad.

Captura de pantalla 2017-04-20 a las 19.19.41

Una vez en la salida, muchísima gente tanto de la Marcha como del Trail 14k nos encontramos en el arco de salida para dar comienzo a la carrera, la cual por lo que se prevé, va a ser calurosa.

Con tan solo 2 ediciones, es posible que la organización esté poco a poco limando detalles para realizar una buena carrera. Alguna sugerencia como la imposibilidad de compartir salida y senda con la gente que se apunta a la Marcha (lo que conlleva tapones, mucha parte del recorrido caminando y lo peligroso de las bajadas al intentar correr y tropezar con gente paseando), hizo que la primera parte de la carrera fuera un querer y no poder.

Poco a poco, se fue estirando la carrera y cada uno pillo su posición y ritmo como pudo. Vivi y Yo nos quedamos algo atrás en el inicio y fuimos gran parte de la carrera pagando el desgaste que conlleva tanto parón. Vivi, no pudo ir muy cómoda en gran parte de la carrera y me imaginaba lo que iba a sufrir.

Ya en mitad de carrera, el reloj me marca más desnivel del que anunciaban en toda la carrera… comienzo a arrepentirme de haber convencido a Vivi de apuntarse a una carrera supuestamente (light), pero poco a poco y animándonos al máximo van pasando los kilómetros.

17097823_602040416657443_1867391059550734986_o

El paisaje en muchos tramos es espectacular, ríos, cascadas, sendas entre bosques… la verdad es que el recorrido nos gustó muchísimo.

A falta de 2 kilómetros para el final, de nuevo sorpresa, y por lo que escucho, la gente piensa exactamente igual que nosotros, demasiadas paradas, falta de organización y desde luego este último tramo no ayuda a mejorar la imagen de la carrera que de otra forma hubiese sido mucho mejor. Llegados a unas pozas de agua natural, vemos que la senda desaparece y una fila infinita de personas se acercan a lo que parece una pared con una cuerda… Le comento a Vivi que por lo que parece, nos van a hacer escalar y efectivamente, tras 10 minutos de cola, nos llega el turno de subir un muro de tierra trepando por cuerdas (más que un trail, una Spartan Race)!

Ya arriba y tras, no sin sorpresa, subir una retahíla de escaleras que hacen que ya los corredores desistan en su intento por trotar, llegamos al pueblo de Anna.

En la Meta, Quique y Luisa, Nacho y Quique nos esperan aplaudiendo, saben que se ha sufrido!

IMG_0560

Una carrera con tramos muy bonitos, con mucho ambiente, pero con falta de organización en algunas cuestiones y con un final algo correoso, eso si, pudimos disfrutar de un gran día de Trail con amigos!

Captura de pantalla 2017-04-20 a las 19.26.46

28º Medio Maratón Santa Pola 2017

El 22 de Enero tuvo lugar en Santa Pola la 28º edición de la conocida Media Maratón Internacional de Santa Pola. Una carrera muy concurrida con más de 10.000 inscripciones.

Hace unos años nos apuntamos Vivi y Yo, pero debido a una lesión, no pude participar y Vivi tuvo que hacerla sola bajo un diluvio que cayó aquel día y el que le dejó muy mal sabor de boca en su debut en una media maratón.

Por eso este año, decidimos de nuevo apuntarnos los dos y hacerla juntos. Como siempre, el día de la prueba tocaba madrugar para la recogida de dorsal y con la compañía de Toni, hicimos camino.

La espera desde la recogida de dorsal hasta la salida, la hicimos en una cafetería contando batallas y anécdotas mientras nos calentábamos con un café.

La salida como era de imaginar fue multitudinaria y con Miguel Ríos dándonos la bienvenida, comenzamos a trotar y encontrar un hueco donde pillar ritmo.

Como habíamos comentado Vivi y Yo durante la preparación, la estrategia a seguir era comenzar a un ritmo llevadero y poco a poco incrementarlo a partir del 10k para intentar entrar en 2 horas, que era nuestro objetivo.

El día algo nublado y con bastante viento hizo que tardáramos en entrar en calor, poco a poco fuimos devorando kilómetros pasando por toda la zona costera de Santa Pola donde la animación de grupos de música y vecinos animaban a todos los participantes. En el kilómetro 10, Vivi va a un buen ritmo, 1 hora justa. Le pregunto que tal se encuentra y la veo bastante animada.

La segunda parte de carrera se hace algo más pesada, sobretodo los 3 últimos kilómetros que transcurren por la costa y el viento castiga a los que van un poco juntitos en el final de carrera. Enfilamos el último kilómetro cumpliendo las 2 horas, nos ha faltado ese poquito de energía final… ya entrando en Meta nos espera la familia y damos el máximo para parar el cronómetro en  2:05:00 h.

clasificacion-media-santa-pola-2017-copia

Lo mejor, la sensación de saber que ha acabado con buenas sensaciones, entera y pasándolo bien… a la próxima bajará de la barrera de las 2 horas, seguro, pero aun así hay que estar muy satisfecha!!!

II Maratón Costa de Almería

El 10 de Diciembre Quique y Yo, pusimos rumbo a Almería en lo que iba a ser nuestra primera toma de contacto con una Maratón. El RETO con mayúsculas del año 2016, discurría entre las localidades de San José (dentro del Parque Natural Cabo de Gata) hasta Almería capital, 45 kilómetros entre dunas, acantilados y pueblecitos costeros.

Aprovechando que caía sábado, pillamos un Hotel para poder descansar el Viernes noche ya allí y de paso, pasar el fin de semana. El viernes tras 3 horitas de viaje, cena en un bar junto al Hotel y a descansar ya que el sábado nos teníamos que levantar a las 6:30 para desayunar y llegar a la recogida de dorsales antes de las 8 horas.

El sábado, día de la carrera, desayuno temprano, preparación de mochilas (geles, agua, isotónico…) y listos para la recogida de dorsales. Una “bolsa del corredor” espectacular con braga, camiseta y dorsal de tela, nos daba el pistoletazo de salida a la gran aventura que nos deparaba (45 kilómetros por la Costa almeriense) nuestra primera vez por encima de 30 kilómetros.

A las 8:30 h, muy puntual, llegan los autobuses que nos trasladan desde el Estadio de los juegos mediterráneos de Almería, hasta el pueblo de San José, desde donde empezará la Maratón. Una mañana espectacular nos da la bienvenida a la llega a la playa donde está instalado el arco de salida. El sol está saliendo y la estampa es mágica. Los nervios comienzan a hacer presencia mientra comentamos las sensaciones que tanto Quique como Yo mismo estamos experimentando… 30 minutos y comenzamos!

Se dá la salida a las 10 h. Aquí no hay que salir rápido, tenemos mucho por delante y la gente se lo toma con calma, las posiciones ya se irán tomando. Salimos del pueblo mientras nos dirigimos hacia la Playa de los Genoveses, un paraje espectacular bordeando toda la costa con sube y bajas constantes, en este punto el sol ya está fuera y el agua brilla a nuestro paso mientras el pelotón va estirándose.

Primeras sensaciones, la gente ha venido en grupos o parejas, van hablando, disfrutando, comentando… nada que ver con lo que estábamos acostumbrados en medias maratónes o trails cortos. Diferente y a la vez bonito, poder disfrutar mucho más de lo que te rodea, no estar tan pendiente del terreno y los adelantamientos.

Comienza a picar el perfil, nos dirigimos hacia el Faro del Cabo de Gata, una cuesta empinada nos devuelve a la realidad, comenzamos a subir… (en un primer momento, nuestra estrategia era la de caminar en subidas pronunciadas) pero nos venimos arriba, vemos que sin duda se puede hacer trotando, y allí que vamos (error!) más adelante lo veríamos.

Una vez transcurridos algo más de 10 kilómetros nos encontramos el primer avituallamiento en el propio Faro. Agua, Naranja, pasas… y a continuar la marcha, las sensaciones son geniales. Ahora toca bajadita para recuperar y a por lo siguiente.

Tras kilómetros por paseos junta a la playa donde se apiñan caravanas, familias paseando y pescadores, algunos animan mientras otros piensan que estamos haciendo allí, transcurren 10 kilómetros más y de nuevo avituallamiento, esta vez en un Polideportivo de un pequeño pueblo de pescadores. Ya estamos en el kilómetro 20. Quique y Yo coincidimos en que hace calor, en que estamos quizá bebiendo poco, así que nos hidratamos bien y nos encaminamos hacia la mitad de la carrera.

Psicológicamente hasta el momento hemos ido perfecto, animados, hablando… ahora tan solo quedan 8 kilómetros hasta el próximo avituallamiento, así que hay que enfrentarse a ellos.

Al poco de salir del pueblo, frente a nosotros aparece un inmenso desierto árido en el que la sombra brilla por su ausencia. Llevamos 2 horas y 15 minutos (son las 12:15 del mediodía) y en la Costa de Almería comienza a hacer calor, más del que imaginábamos. Y, como bien se dice de que los problemas nunca vienen solos, resulta que poco a poco vemos como la senda se encamina hacia la playa. Cual es nuestra sorpresa cuando vemos que las zapatillas se hunden, no avanzamos, nos miramos y tragamos saliva… nos toca correr por la arena.

No hay que decir que el tramo se nos antoja como un auténtico infierno del que no vamos a salir, los kilómetros pasan muy poco a poco mientras el sol no para de subir, ya está sobre nuestras cabezas cuando quedan 2 kilómetros para llegar al próximo avituallamiento en el kilómetro 30. Se ve el pueblecito a lo lejos, Quique y Yo solo hacemos que repetirnos una y otra vez que son 2 kilómetros, que ya está ahí, y efectivamente, un pasillo de gente nos devuelve a la vida al entrar de nuevo a un pabellón donde nos espera un buen avituallamiento con bastante comida. Aquí las piernas nada más parar comienzan a notarse cargadas, los músculos están tensos y probamos con algunos estiramientos para ver si conseguimos descargarnos un poco. Mientras tanto, sandwich de nutella, algo de fruta y más agua para estar bien hidratados.

dsc_0089

Una vez abandonado el pabellón, la nueva meta consta de 8km y ya los ánimos no son los mismos. Las piernas comienzan a dar sus primeros problemas y en este punto es Quique al que le está costando un poco más conseguir mantener la confianza y el ritmo que estábamos llevando. De nuevo hace aparición en el recorrido la arena, y esta vez si que nos destroza por completo psicológicamente. Esta vez si que paramos, toca andar para relajar un poco la musculatura.

Que largos se hacen los kilómetros cuando ya no te encuentras a pleno rendimiento y la cabeza comienza a decir que no. Se hace muy muy largo, arrancamos, andamos, estiramos, y así, intentamos que pasen poco a poco los kilómetros. Hasta ese momento la media era más que buena, llevábamos una muy buena carrera, pero ya no va a poder ser… vamos a sufrir!

Muy poco a poco van pasando los kilómetros, encontramos más corredores como nosotros, que poco a poco se van quedando, tienen que parar, también hay alguno que sigue a buen ritmo, pero de estos últimos hay muy pocos. 35, 36, kilómetro 37, podemos ver al final del paseo marítimo junto a la Universidad de Almeria. Pero nuestra vista va mucho más rápida je nuestras piernas… hasta que poco a poco lo alcanzamos. Último avituallamiento y punto de inflexión de la carrera, o por lo menos así me lo había planteado yo, tan solo nos separan 7 kilómetros de nuestro mayor reto hasta la fecha, así que para mi, ya estaba conseguido, aunque tuviera que hacerlos andando, sabía que íbamos a llegar y conseguirlo, pero Quique no tenía el mismo pensamiento, y es que cada uno sabe el sufrimiento que lleva dentro!

Descansamos, reponemos azúcar, agua y nos enfrentamos al final. Comenzamos animados, voy hablando con Quique comentándole que ya lo hemos conseguido, aunque fuese a rastras ya lo teníamos, así que intentamos correr un rato, pero de nuevo aparecen los calambres, y nos damos cuenta de que aun nos queda un rato por sufrir. Llevamos unas 4 horas ya, el sol pega muy fuerte desde hace rato (es la hora de comer!!!) asaltan dudas mientras miras hacia adelante e intentas resistir.

Poco a poco conseguimos entrar a Almería, quedarán 2 kilómetros y un corredor pasa a nuestro lado y se engancha a nuestro ritmo, comenzamos a hablar e intentamos que la conversación haga que se nos olviden nuestras piernas, al poco, otro corredor acaba junto a nosotros en lo que comienza a ser un grupo de corredores que necesitan acabar aunando fuerzas entre sí. Somos 6 los corredores que estamos pasando estos 2 últimos kilómetros comentando ya no la carrera, sino cosas superfluas que nos hagan evadirnos de los mensajes que las piernas nos lanzan a cada zancada.

Último kilómetro, ahora si, esto esta hecho, ya se ve el Estadio y sabemos que lo hemos conseguido, comenzamos a ir más rápido instintivamente y es que lo único que buscamos es llegar, cruzar el arco y descansar!

Por fin, vuelta final junto a la organización, acompañantes y corredores que aplauden a sabiendas de que lo que hemos sido capaces de conseguir, ha conllevado un gran sacrificio. Tras cruzar el Arco de Meta, una medalla y un abrazo… lo hemos conseguido!

Tiempo: 5:10:00 horas “de auténtico sufrimiento”!

Si, está crónica está escrita un mes después, pero necesitaba relajarme, reflexionar, transportar toda la frustración, cansancio, dolor… y comprender lo que habíamos conseguido, acabar una Maratón de Montaña de 45 kilómetros.

Acaba 2016 de la mejor forma posible… que nos deparará 2017???

Trail Media Maratón Sierra de Peña Rubia

Este 27 de Noviembre se disputaba la Media Maratón de Peña Rubia en Villena. Una carrera con un perfil muy interesante 23,5 km y 1250 m. de desnivel, que cerraba el Circuito de Trails de la zona y en la que había unos 300 corredores inscritos (muy buen ambiente).

Aunque la predicción era de lluvia, tuvimos la suerte de que no apareciera el agua. Crespo, Quique y Yo, junto con Arti que llegó por su cuenta, nos juntamos en el arco de salida para a las 9, disfrutar de una mañana de Trail. Aunque Arti nos puso en sobre aviso de que aprovecháramos el primer kilómetro de bajada para pillar una buena posición antes de adentrarnos en la primera subida, nos pillo desprevenidos y tal cual, nos encontramos con una inmensa fila de a uno en la que era imposible adelantar, así que los primeros kilómetros fueron un paseo por la montaña, hasta que el camino se abrió y pudimos pillar una mejor posición.

Hay que decir que las sendas y las vistas en esta primera parte eran espectaculares y de seguro algún año las repetiremos y podremos correrlas.

Una vez arriba nos encontramos con el primer avituallamiento líquido en el kilómetro 5, parada rápida y a remontar posiciones para encontrar un buen hueco donde correr a nuestro ritmo. A partir de aquí, comienza una bajada y una pista en la que se puede correr mucho e ir cómodo y en la que aprovechamos para meter ritmo y desquitarnos. Disfrutamos mucho este tramo y Crespo va marcando ritmo… (y que ritmo)!!!

Llegamos al segundo avituallamiento en el que paramos a comer naranja, riquísima por cierto, y de aquí de nuevo toca subir por una senda cómoda aunque con bastante desnivel para coronar otro nuevo pico, aquí ya nos encontramos a gusto compartiendo carrera con corredores que van a nuestro ritmo, una vez arriba, toca dejarnos caer por una pista forestal de varios kilómetros que nos recupera del esfuerzo y nos deja cerca del kilómetro 14, en el que de nuevo avituallamiento líquido y una nueva subida, esta algo más dura que nos subirá al punto geodésico.

Unas vistas impresionantes que se pierden en el horizonte nos dan la bienvenida a la zona más alta de la carrera. Cresteamos por la montaña a buen ritmo, estamos ya sobre el kilómetro 16 y las piernas van mucho mejor de los que pensaba, los 3 estamos bastante enteros, y el único que arrastra una molestia en el gemelo de semanas antes es Quique, que aun así, no pierde ritmo en ningún momento.

De nuevo llega otra bajada, algo más técnica que las anteriores y que nos deja de nuevo en la pista forestal por la que habíamos pasado. De nuevo algo recuperados del esfuerzo por la bajada, llegamos al último avituallamiento sólido, de nuevo con naranja, plátano, dátiles…

Kilómetro 19 de carrera, y como bien nos habían dicho y habían puesto por las redes sociales, veníamos preparados para el final de carrera, y es que a falta de 2 kilómetros venia la subida más dura del recorrido, así que había que guardar. Arrancamos por una senda que pica un poco hacia arriba y vamos trotando a buen ritmo, cuando de repente nos encontramos delante de nosotros una subida de las de poner manos a las rodillas y aguantar el tirón.

Aquí muchos corredores con las fuerzas agotadas van parando para tomar aire porque el desnivel tras 20 kilómetros hace estragos. Nosotros ponemos nuestro ritmo y sin parar, tiramos para arriba sin mirar mucho para no desanimarse. Una vez arriba, veo que Crespo está justo detrás de mi y Quique viene a 10 metros (vaya subida nos hemos marcado)!

Ahora ya es todo descender hasta meta. Una bajada muy muy bonita, para disfrutar y entrar a meta dándolo todo.

Crespo delante, tras él un corredor y Yo, y detrás, 3 corredores más y Quique. La senda no deja adelantar, o eso pienso Yo, así que una vez llegados abajo y junto al arco de meta que está ahí mismo, Crespo y Yo, paramos para dejar pasar a los que se suponía que venían tras nosotros antes que Quique para entrar juntos a Meta, y cual es nuestra sorpresa que nada más apartarnos, nos pasa Quique como una flecha… había adelantado al resto! Juntos de nuevo… otro reto superado!

captura-de-pantalla-2016-11-30-a-las-15-47-05

Crespo, Quique y Yo: 2:49:10 h. Posición 112 – 113 – 114 General.

Arti: 2:18:45 h. Posición 17 General. (Otro nivel!!!)

Próximo reto, II Maratón de Almería.

5ª Pujada a la Penya Migjorn

Este fin de semana tuvo lugar en Jijona la Subida a la Penya Migjorn, un Trail de 22 Km con +1260 metros de desnivel, una prueba dura que por segundo año consecutivo incluí en el Calendario de carreras.

Esta vez junto a mi compañero de fatigas Quique, y un escaso número de corredores que este año se dieron cita en la salida de Jijona, nos disponíamos a sufrir de una carrera dura y algo técnica que nos llevaría hasta el punto geodésico de la Penya Migjron.

img_4146

Ya en el arco de salida, con tan solo 158 corredores, con muy poca representación de Ibi, debido a la coincidencia con la Volta a la Foia, algún Trail y creo que también, debido a la dureza de la prueba, parece que la gente se planteó seriamente el correr esta carrera.

A las 9 daba comienzo desde el Polideportivo de Jijona la carrera que nos llevaría por las sendas colindantes a la montaña, para ir poco a poco y tras subir al Castillo, adentrándonos en la montaña propiamente dicha. Los 7 primeros kilómetros transcurren entre caminos y pistas por los que la velocidad es buena y cada uno aprovecha para ponerse a su ritmo y encontrar su sitio en carrera. (Creo que en este primer tramo de carrera apretamos demasiado). Una vez llegamos al primer avituallamiento, nos refrescamos y comenzamos a encarar las primeras subidas serias de la prueba, entrando al Barranc de la Llibrería, Quique va fuerte en todo este tramo, vamos animados!

img_4164 img_4163

Seguimos a un ritmo alto, mientras devoramos kilómetros y comenzamos un bonito descenso por un precioso tramo entre muros de piedra, que nos proporciona una sombra refrescante ya que comienza a pegar el sol con bastante intensidad. Llegamos al segundo avituallamiento y comemos algo, recargamos sales y líquido y nos hacemos a la idea de que comienza la parte dura de la prueba. (Que no significa que lo anterior fuera un paseo).

Ya tenía en el recuerdo la pared que delante de nosotros se imponía y había hablado con Quique de que nos iba a destrozar, pero no se porque el recuerdo siempre lo pinta todo más bonito de lo que en realidad es. Comenzamos a trepar literalmente la montaña, y aunque intentamos no decaer, la montaña comienza a pasarnos factura, y es que este poco más de 1 kilómetro con unos 300 m. de desnivel imposible, hace mella en las piernas.

Una vez arriba, nos dejamos caer por una senda de tierra que nos lleva ya hasta las faldas de la Penya Migjorn. Llevamos la mitad de la carrera y nos damos cuenta de que no hemos guardado mucho para el final, y quizá lo paguemos. Vamos dándonos ánimo Quique y Yo mientras la carrera en este sector transcurre entre sube y bajas repletos de piedras sueltas y algo incomodo para marcar ritmo. (No hay manera de recuperar).

img_4167

Avituallamiento a las faldas de la Penya. Nos comemos una barrida y nos hidratamos bastante, hablamos Quique y Yo de que no vamos lo bien que nos gustaría, yo he recuperado un poco más en este terreno, pero creo que Quique lo está pasando mal. Ahora hay que andar, subir hasta el punto geodésico del que nos separan 4 km y 350 m. de desnivel, más repartido pero aun así con las fuerzas justas como vamos va a ser sacrificado.

Andando poco a poco y descansando, conseguimos subir hasta los más alto y disfrutar de unas preciosas vistas desde la cima. Ahora ya todo es bajada, pero eso no significa que vaya a ser fácil, y es que con las fuerzas justas, hay que saber dosificar para llegar lo mejor posible a la meta.

14902813_10155313059578265_4830409752942356315_o14882188_10155313059103265_3237236990392445744_o

La bajada es técnica en los primeros kilómetros, por lo que comenzamos a bajar con cabeza y sufrimos mucho desgaste muscular (y esto acaba de hacernos polvo las piernas), así que comienzan los problemas con los dichosos calambres, y es con Quique con quien se ceban. Tenemos que parar a estirar un par de veces porque los gemelos han dicho basta. Nos quedan tan solo 5 kilómetros, pero la bajada no da tregua hasta que entremos a las pistas que llevan al pueblo y aun queda un poco.

Como se puede, vamos descendiendo hasta que llegamos al último avituallamiento. Estiramos, bebemos y intentamos subirnos el ánimo aunque las piernas no quieran. Ya se ve Jijona y tan solo hay que aguantar, lo malo es que han cambiado el final del recorrido y nos meten por el río, un sube y baja de bancales que nos acaban de destrozar moralmente, y solo una vez en el Castillo, nos dignamos a volver a correr ya para llegar a Meta. (Ha sido dura, muy dura, una vez más).

img_4168

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-17-20-10
Tiempo: 3:10:15 – Posición: 64 y 65.

Tras comer y relajarnos en el Polideportivo, Quique está convencido de que volveremos a repetir, y podremos desquitarnos las malas sensaciones que hemos tenido.
Así que el año que viene, más!

I Trail de Onil “Vall del Joguet”

Tras una semana de recuperación y puesta a punto, el Domingo día 2 de Octubre en la vecina localidad de Onil se disputaba el Trail “Vall del Joguet” que contaba con 2 distancias, 14k y 25k.

Esta ver se animaron también a participar las chicas, ya que la distancia de 14k se podía afrontar.

Un buen grupo de “Team Rohirrim” entre ellos Jordi y Arty que disputaba el 25k, junto con Quique, Crespo, Nacho, Quique y Luisa y Vivi y Yo que disputamos el 14k, nos dirigimos hacia Onil para disfrutar de un día de montaña.

En la salida, junto a amigos del Club Triatlón Ibi que iban a participar en el Trail,  Juanan y Antonio apuntaban a hacer una buena carrera.

img_3497

La salida se daba a las 9 para los que íbamos a participar en el Trail de 14 kilómetros, una hora antes habían salido los corredores del 25k y los senderístas. Ya se notaba que el sol iba a aparecer en lo alto para hacer algo más dura la carrera. Los primeros metros transcurren entre las calles de la población para poco a poco ir subiendo hacia la propia montaña, un ascenso que en todo momento exigía de una buena preparación, pues según marcaba el perfil de la etapa, iban a ser 7 kilómetros de subida y otros 7 de bajada.

Una vez pasada la cruz de Onil, comienza a picar para arriba la montaña y somos muchos los que en este punto comenzamos a andar, vamos a intentar aguantar un ritmo constante hacia arriba para que no se haga muy pesado pero Vivi comienza a fatigarse. Tras pasar por el primer avituallamiento, la cosa se complica cada vez más y es que el desnivel cada vez es más pronunciado y el sol comienza a apretar.

Vamos animándonos como podemos pero las fuerzas flaquean, y tras una hora de intensa subida por fin conseguimos llegar a la cima de la montaña donde nos espera un avituallamiento y los ánimos de la organización y compañeros que van llegando.

La bajada, espectacular por su técnica en algunos tramos y por el paisaje que nos brinda, la disfrutamos como niños, aunque las fuerzas Vivi no las ha podido recuperar del todo, la verdad es que bajamos a buen ritmo el primer tramo hasta el siguiente avituallamiento.

Tan solo quedan 4 kilómetros que se hacen por una zona resguardada del sol y preciosa para disfrutar de la carrera, pero aquí si que se nota que ya las fuerzas van al límite y entre paradas de recuperación y ritmo suave, llegamos a la parte alta del pueblo.

Llevamos 2 horas de carrera y ya hay ganas de llegar a una meta más que merecida, al final reunimos las fuerzas necesarias para llegar hasta meta corriendo y disfrutando de este primer Trail juntos.

Tiempo: 2:11:00 h.

Arty con (2:38 h. – 11 General) y Jordi (3:15 h. – 50 General), hacen tiempazo en el 25k en una carrera durísima!!!

Mientras que Crespo entra en (1:40 h. – 32 General), seguido de Quique con (1:44 h. – 38 General) y Nacho con (1:50 h. – 55 General) en la clasificación del 14k.

Poco a poco, seguimos superando obstáculos!!!

II Trail “Volta al Pantano de Tibi”

Este 25 de Septiembre tubo lugar en Tibi su segunda edición del Trail que transcurre por un paraje tan emblemático como es su Pantano y montañas colindantes.

A las 8:00 de la mañana unos 400 corredores entre las 2 distancias a realizar (17k y 26k) nos reunimos junto al arco de meta para disfrutar por segundo año de un fascinante trail que seguro se hace un hueco en las agendas de todos a los que nos gusta este deporte.

image

Con buen ambiente en la salida y un tiempo inmejorable nos disponemos, esta vez Quique y Yo, a devorar los 17k a poder ser y como objetivo, en menos de 2:06:00 que fue la marca conseguida el año anterior. Junto con amigos como Iordi y Demo que van a marcar sus propios objetivos, nos disponemos a tomar la salida.

A sabiendas que la carrera es larga y el desnivel final muy duro, intentamos en los primeros kilómetros aguantar en un ritmo cómodo para poco a poco ir a más.

Tras estirarse el grupo y volver a cruzar el pueblo de Tibi, esta vez ya para encarar el grueso de la carrera, comenzamos a marcarnos nuestro propio ritmo que vamos a intentar mantener mientras se pueda.

Transcurren los kilómetros con subida al Castillo de Tibi, bajada y zona técnica por sendas cómodas, y poco a poco va llegando la temida subida que asusta en el perfil de la carrera y que deja tocado a más de uno. Desde arriba ya, una vista inmejorable del Pantano hace que el esfuerzo haya valido la pena. Tras unos pocos metros de recuperación hay que afrontar la parte más técnica del recorrido, una fuerte pendiente hacia abajo, muy técnica peligrosa en algunos tramos, hace que las piernas se tensen para no precipitarse barranco abajo.

Descendemos esta zona con cabeza aunque con bastante velocidad, porque vemos que tanto Iordi como Demo, están a pocos metros habiendo comenzado bastante más rápidos que nosotros.

Llegamos al último avituallamiento, tan solo 5 kilómetros a meta, ahora hay que afrontar la zona del río y la subida final desde este hasta el pueblo, donde nos espera el final de la carrera.

Ya con Iordi en el grupo, van transcurriendo los kilómetros a muy buen ritmo, encontramos a corredores que ya afrontan los kilómetros finales andando debido a la fatiga acumulada, y me acuerdo de verme a mí en esa misma situación el año anterior.

Ya casi estamos, es tan solo un kilómetro y medio lo que nos falta, pero duro, muy duro, y aquí Demo (1:50:30 – 40 General) y Iordi (1:50:50 – 41 General) marcan su propio ritmo alejándose un poco de nosotros.

Alternando entre andar y correr, entramos en la calle principal de Tibi, ahora sí, estos últimos metros a trote disfrutando de lo conseguido, vemos que se ha cumplido con creces nuestro objetivo.

Tiempo: 1:51:30. – Posición general 43 – 44.

image

Aprovecho para dar mi enhorabuena a la organización, que ha hecho posible por segundo año que hayamos podido ser partícipes de esta bonita carrera a la que sin duda volveré.